Pradial Gutierrez, arquitecto paisajista, colaborador de la Fundación Urunday, diseñó a Resistencia como “la Ciudad de las Esculturas”. La rambla del acceso al Domo del Centenario lleva su nombre. A tres años de su partida, un abrazo al cielo…

Pradial Gutierrez, arquitecto paisajista, colaborador de la Fundación Urunday, diseñó a Resistencia como “la Ciudad de las Esculturas”. La rambla del acceso al Domo del Centenario lleva su nombre. A tres años de su partida, un abrazo al cielo…

El 16 de agosto de 2018 falleció en la Ciudad de Buenos Aires el arquitecto Pradial Gutiérrez, uno de los paisajistas más importantes de la Argentina, quien fue el encargado de diseñar a Resistencia como ciudad de las esculturas.

El escultor Fabriciano Gómez lo recuerda de la mejor manera, lo resume como “un tipo generoso”.

“Esta ciudad le ha dado grandes momentos, ha llenado su alma; siempre dijo que Resistencia le cumplía sus sueños, fueron 18 años trabajando juntos”. “Una vez, en una charla en Buenos Aires que fui a hablar sobre nuestras esculturas, me lo crucé y le dije que si podía venir a Resistencia simplemente a conocer”. “Le dije que no teníamos la posibilidad de pagarle todos los gastos pero que en gesto de gratitud podría darle una escultura de mármol mía y sonriendo me dijo que iba a venir y que no necesitaba que nadie le pagara nada, y fue así que se quedó por 18 años y ahora vivirá siempre en el patrimonio de la ciudad”.

Pradial Gutiérrez ha legado proyectos que durarán 25 años más, porque cuando los creó eran proyectos a 30 años como la entrada del Aeropuerto, de Vilelas, Barranqueras, Corrientes y marcó diferentes puntos donde se deben encajar obras y de diferentes tamaños. Cabe referir que es considerado el más importante paisajista argentino del siglo XX – responsable de proyectos diversos como el Parque de la Central Atómica de Atucha, el Hospital Regional de Orán de Salta, el Parque del Sheraton Internacional de Cataratas, el Parque Lineal Cainguás de Misiones y 27 plazas en todo el país -, en sus realizaciones con la FU., trabajó ad honorem. Pradial colaboró con la Fundación Urunday durante más de 15 años, tiempo que avaló una intensa amistad, comprometido con nosotros en convertir a este pueblo en una ciudad más hermosa, otorgándole una fuerte cuño turístico y cultural. Por eso fue justiciero homenaje poner su nombre a uno de sus proyectos: La Rambla de las esculturas “Arquitecto paisajista Pradial Gutiérrez”.