Novedades

La competencia ha comenzado su sesgo vertiginoso. Si durante la primera jornada el escultor se familiarizaba con el material y las herramientas y tímidamente comenzaba a marcar el mármol y cortarlo, el domingo comenzó a funcionar este taller al aire libre con frenesí. 11 escultores horadando el bloque de mármol, incesante sonido de herramientas eléctricas que no dieron respiro y un polvo blanco que cubría en oleadas el predio.

La ciudad de Resistencia y la provincia del Chaco viven una nueva edición de la Bienal Internacional de Esculturas, el gran emprendimiento cultural que por méritos propios logró trascender las fronteras de la región para convertirse en un sello distintivo de la capital chaqueña con legítimas ambiciones de proyección internacional.